Historia Del Tarot

You are here

Imagen:

 

La historia del tarot no se conoce ciertamente, pero existen en nuestra sociedad diferentes hipótesis. La primera época en la que se conoce este arte es la egipcia. En el antiguo Egipto se decía que el principio de los naipes surgía del famoso “libro de Thoth” o libro sagrado donde se cree fue realizado en hojas de oro y dicho por Thoth “Dios Egipcio” que era el delegado de prever el futuro y la medida del tiempo y el cual poseía toda la obediencia y la admiración de la población egipcia.

Thot, Hermes Rey de Egipto, se dice que pudo ser el creador de los arcanos mayores, ya que en la tumba de el, en una la tabla de esmeralda, piedra preciosa, se encontraron símbolos muy similares a los naipes.

Aunque las primeras noticias oficiales del tarot no surgieron hasta el siglo XV en Italia.

Algunos autores aseguran que los inicios podrían darse en la divulgación que hicieron de él, los gitanos por toda Europa como una arte adivinatoria.

A partir el siglo XV en Italia se utiliza el Tarot y durante el siglo XVI se fue extendiendo a otros países como Francia, Suiza, Bélgica o Alemania.

En un principio las cartas del tarot no se relacionaban al misticismo y la magia. Hasta que en el siglo XVIII y siglo XIX se relaciono con las artes ocultas y tomado por místicos y sociedades secretas. Esto inicio en 1781, en donde Antoine Court de Gébelin, un clérigo suizo, , divulgó “Le Monde Primitif”, asegurando que los símbolos del Tarot de Marsella simbolizaban los misterios de Isis y Thoth.

Más tarde le proporcionaría significado al término “tarot” asegurando que se origina de las palabras egipcias “tar”, que significa “real” y “ro”, que significa “camino”. En donde se podía distinguir que el tarot significaba un "camino real" a la sabiduría.

No obstante habían sido usadas como técnica adivinatoria, en realidad fue Aliette el que inicio a publicitarlas como tal. Este ocultista francés, también llamado “Etteilla”, se ocupó como adivino un poco antes de la revolución Francesa, diseñando el primer mazo esotérico, agregándole vínculos astrológicas y insignias egipcios a las cartas.

Posterior a esto, la práctica del tarot se fue difundiendo, debido a nombres como el de Madmoiselle Marie-Anne Le Normand la cual ejercía la adivinación y la profecía mientras el reinado de Napoleón I, donde su esposa era una gran seguidora a este arte.

Los ocultistas se interesaron gradualmente en la adivinación de las cartas durante el auge de los Herméticos, de la década de 1840. Paulatinamente se fue expendiendo por otras tierras. En el norte de Europa el tarot llegó de la mano de Eliphas Lévi, el cual creo la Orden Hermética del Amanecer Dorado. Según algunos Lévi es el creador de las academias contemporáneas del tarot, impugnando de este modo lo que sea Etteilla. Levi ejecutó el “Dogme et Ritual de la Haute Magie” en 1854, obra en la cual introducía una interpretación de las cartas y las relacionaba con la Cábala.